11 de marzo de 2014
El verano es sinónimo de vacaciones, de campamentos, pero también va aparejado a picaduras de mosquitos, avispas, arañas, medusas, escorpiones y ortigas.



Para las picaduras de mosquitos, aplicar sobre la inflamación 2 gotas del siguiente remedio y repetir a voluntad cuando sea necesario:

- Aceite esencial de Eucalipto azul: 1 ml
- Aceite esencial de Menta piperita: 2 ml
- Aceite esencial de Geranio rosa: 2 ml
- Aceite vegetal de Caléndula: 5 ml


Sin embargo, tal vez sería más conveniente repeler a esos intrusos indeseables mediante difusión de aceites esenciales. Como medida de prevención, se recomienda mezclar unas gotas del siguiente remedio en una crema hidratante corporal o un aceite solar: aplicar 2 gotas en cada miembro expuesto por la mañana y por la noche una hora antes del atardecer:

- Aceite esencial de Limón de Java: 3 ml
- Aceite esencial de Limoncillo: 3 ml
- Aceite esencial de Jengibre: 1 ml
- Aceite esencial de Palmarrosa: 2 ml
- Aceite esencial de Clavo: 1 ml

Otra recomendación para protegerse consiste en difundir aceites esenciales con un difusor ultrasónico: 6 a 8 gotas en el difusor y ponerlo en funcionamiento durante una hora al acostarse.

Al viajar a países tropicales, donde el riesgo de sufrir picaduras es muy elevado, hay que utilizar una mosquitera. Esta protección puede reforzarse pulverizando en ella la siguiente sinergia con alcohol de 70° hasta llenar un pulverizador de 100 ml.

Para picaduras de avispas, arañas, medusas, ortigas, escorpiones, peces araña, etc, hay que recurrir de inmediato al Aceite esencial de Espliego y aplicarlo repetidas veces en estado puro directamente sobre la picadura: entre 1 y 3 gotas de espliego (muy diferente a la Lavanda) cada 2 o 3 minutos durante un cuarto de hora y, después, 4 o 5 veces al día. ¡Resultado milagrosos en 24 horas!

0 comentarios