22 de enero de 2014
Las quemaduras producidas por llamas o brasas, por el sol o por las rozaduras tras una caída, requieren ante todo enfriar la zona de piel que escuece bajo el agua del grifo durante un mínimo de dos minutos.


Después de esta operación, basta con aplicar -en estado puro- el número de gotas suficiente para cubrir la piel enrojecida con Aceite Esencial de Espliego y repetir la aplicación cada 10 minutos durante la primera hora.

Después, aplicar 4 veces al día la mezcla indicada durante cinco días.

Las propiedades antisépticas y cicatrizantes del espliego, reducen el dolor y lo alivian rápidamente al poco tiempo de su aplicación en todo tipo de quemaduras.

TRATAMIENTO



- Aceite Esencial de Jara Pringosa: 1 ml
- Aceite Esencial de Geranio Rosa: 2 ml
- Aceite Esencial de Espliego: 2 ml
- Aceite Vegetal de Hipérico: 5 ml

0 comentarios