29 de enero de 2014
Moratones, chichones, golpes, contusiones, hematomas, dedos pillados o aplastados son probablemente los casos más frecuentes de lesiones infantiles.


Sin duda, es un paso obligado en el crecimiento que expone a nuestros hijos a caídas y pequeños accidentes que forman parte de la experiencia, tan importante para abordar todas las situaciones futuras. 

La aromaterapia científica y médica puede obrar milagros en este ámbito mediante la aplicación instantánea de una sencilla mezcla de aceites esenciales.

En este caso, la propuesta también se puede usar en estado puro y lo antes posible tras el golpe, aplicando unas gotas que cubran la zona hinchada y repitiendo la aplicación cada 10 minutos durante la primera hora. A partir de ahí, continuar con el tratamiento mediante tres aplicaciones diarias durante 2-3 días.

TRATAMIENTO


- Aceite esencial de Helicriso: 3 ml.
- Aceite esencial de Laurel: 2 ml.

0 comentarios