29 de enero de 2014
La menta goza de un prestigio inigualado en la mayoría de las civilizaciones, tanto desde el punto de vista medicinal como culinario.


Asociada en la mitología griega a la hermosa ninfa Menta, pisoteada por la celosa esposa de Plutón, adornaba los jardines de Venus, a quien le gustaba inhalar su delicioso perfume.

La menta piperita es una planta vivaz híbrida que se introdujo en Inglaterra hacia finales del siglo XVIII y de ahí al resto de Europa. Sus flores son de color rosa palo más o menos violáceo y dispuestas en espiga. Sin duda, es la menta más rica en moléculas aromáticas.

PROPIEDADES TERAPÉUTICAS

- Activador del sistema linfático y venoso.
- Armoniza el páncreas, el bazo y el hígado.
- Refrescante.
- Digestivo y antiespasmódico.
- Analgésico y antivírico.

INDICACIONES TRADICIONALES POR VÍA ORAL

- Cefaleas y migrañas
- Eccema, urticaria y escozores cutáneos.
- Insuficiencia hepática y pancreática.
- Enfermedades víricas infantiles como la varicela.
- Sudoración excesiva, sofocos (de la menopausia).
- Dolores nerviosos, herpes zóster.
- Náuseas.

INDICACIONES TERAPÉUTICAS COSMÉTICAS

- Acné
- Piel cansada y mal irrigada.
- Quemadura solar.

INDICACIONES ENERGÉTICAS Y PSICOEMOCIONALES


- Irritabilidad, enojo y agresividad.
- Neurastenia.
- Dificultad para expresarse sin alterarse, hiperemotividad.
- Falta de claridad.
- Pocas ganas para concretar los proyectos.
- Sexto chakra bloqueado.

INFORMACIÓN GENERAL

La mezcla de los hidrolatos de salvia y de menta piperita ha demostrado en repetidas ocasiones ser muy eficaz para paliar los sofocos de la menopausia.

Quien tenga tendencia a la acidez gástrica, los problemas circulatorios y hepáticos, puede añadir hidrolatos de menta piperita y de rosa en el agua de beber, sobre todo en verano.

0 comentarios